Saltar al contenido

Antes de la entrevista con Mónica, poco me imaginaba que llegaría a disfrutar tanto de la entrevista. Hay quien dice que los encuentros, formaciones, charlas, etc., etc. virtuales no funcionan, no existe conexión humana. No estoy de acuerdo. La experiencia presencial es diferente a la virtual pero en ambos espacios, aunque de forma diferente, podemos generar conexión humana. Los mensajes emocionales viajan y también nos pueden impactar desde el espacio virtual… Sino, ¿cómo se explica que nos emocionamos escuchando la radio o mirando la TV?

¿Os cuento qué me imaginaba antes de la entrevista? Pues, estaba convencida de que Mónica sabía qué es una líder emocionalmente inteligente, qué elementos hay que tener en cuenta para generar climas emocionales positivos, es decir, confiaba, plenamente, que esta líder tenía la información sobre lo relevante referente a la intel ·ligencia emocional y el bienestar en las empresas.

Lo que no me esperaba es encontrarme con una mujer convencida de su potencial porque ha realizado un proceso de crecimiento personal y profesional; una líder que es ejemplo de cómo cuidar el bienestar propio y de los profesionales y una referente para muchas mujeres que quieren avanzar en su carrera profesional y, a menudo, no confían lo suficiente en sus capacidades. En definitiva, lo que no sabía es que Mònica es una líder emocionalmente inteligente que cree en el bienestar de las personas y trabaja para cuidarlo cada día.

“…para mí, una de las cosas más importantes que aplico en mi trabajo es un interés sincero para cada una de las personas que trabajan conmigo. Es decir, querer saber cómo están, qué les ocurre en su vida y acompañarles con esos sentimientos, con ese estado emocional que ellos puedan tener. Porque, si están bien emocionalmente, el trabajo va a salir bien, segurísimo. Y si estamos bien emocionalmente, como equipo, también estamos bien emocionalmente y trabajamos mucho más a gusto y, por tanto, rendimos mucho más al trabajo. que al final las empresas es lo que quieren es eso, que los trabajadores rindan lo máximo posible para conseguir mejores objetivos.”

Las empresas, los equipos y, en definitiva, todas las personas necesitamos tener cerca a personas como tú, Mónica: personas que se trabajan para aprender a generar ese entusiasmo a su alrededor, que promueven la ilusión y motivación con sus palabras y , sobre todo, a través de su comportamiento y su actitud.

“…como líder, yo estoy, constantemente, preguntando a mi equipo ya mis compañeros, cómo lo estoy haciendo, cómo te estoy liderando o cómo estoy actuando como compañera. ¿Te sientes bien? ¿Qué debo cambiar? ¿Cómo me ves? Esto, para mí, es muy importante: que te digan cómo te ven…”

Ha sido un regalo conocer a una líder como tú porque no sólo sabes (tienes los conocimientos) sobre la importancia del bienestar, gestionar nuestras emociones, etc, etc…sino que lo practiques en ti y en tu equipo.

Admiro a las mujeres que, como tú, trabajan para ser mejores cada día, ayudan a sus profesionales a ser también mejores y creer en sí mismos porque de esta manera nuestra sociedad también será mejor y, no sólo estará llena de buenos profesionales sino , sobre todo, como tú dices, de buenas personas.