Saltar al contenido

Aina, tus palabras me han transmitido mucha confianza y libertad. Libertad y confianza para probar, intentar, crecer y así avanzar por la vida. Me ha encantado escucharte, cuando hablas, generas entusiasmo a tu alrededor. ¡Qué suerte tienen los que te pueden tener de compañera y los que te tuvieron de cap de colla

De la conversación con Aina me llevo muchas reflexiones, os dejo aquí algunas: 

– Los castells  nos permiten probar, aflorar, expresar y compartir todo tipo de emociones y vivencias y son un espacio brutal para desarrollarnos emocionalmente y entrenarnos para la vida

– Aprendemos en cualquier entorno, queramos o no, siempre estamos aprendiendo. Y en los castells  aprendemos de y con las demás personasEs un aprendizaje a través de la experiencia que se hace de manera horizontal y compartida. ¡Qué más podemos pedir para avanzar hacia una sociedad más interconectada y menos individualista?

– Hacen falta líderes como tú, Aina, en todas las organizaciones, escuelas… Hacen falta personas y referentes como tú que puedan transmitirnos la inteligencia emocional a través de su propio ejemplo. 

– Hay que generar opciones y provocar cambios para que las mujeres puedan llegar a liderar grandes equipos como el que es una colla castellera.

– Y también hace falta que las mujeres nos sintamos confiadas para hacerlo, solamente confiar y ponernos en marcha. ¿Empezamos?


Gracias, Aina, por “abrir plaza” hablando de temas emocionales en el mundo casteller y gracias también por “abrir caminos” para las mujeres en el mundo casteller  y en nuestra sociedad. 

¡Sigue así! Necesitamos tu luz, esencia e impulso para avanzar hacia una sociedad emocionalmente más sana!